You are here

20 años de cultura ambiental

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
La Conferencia Solar Internacional para el procesado de alimentos celebrada en Granada el 2006 en la que participaron representantes de todo el planeta coorganizada por Solar Cookers International y la Fundación Tierra.
Las ecoauditorias domésticas permitían el ahorro de agua y energía en los hogares.
El kit fotónico para autoconsumo con renovables de la Guerrilla Solar ganador del Premio Solar 2009.
Un ecofuneral se define como un conjunto de actuaciones con criterios ecológicos avalados y certificados por una entidad independiente que se concretan en el estilo de la ceremonia de defunción y en el proceso de gestión de la muerte de una persona.
Las cúpulas geodésicas que albergaron las instalaciones de horticultura urbana El Rebost Vital (La Despensa Vital).

La Fundación Tierra creada en 1994 nació no para añadir una nueva entidad  ambiental o ecologista al país sino para aportar un enfoque más holístico en la consecución de una sociedad más sostenible que respetara los sistemas naturales del planeta. Fue fundada por tres jóvenes procedentes del movimiento ecologista de Cataluña persuadidos que la problemática ambiental tenía su raíz en la percepción cultural de la naturaleza y nuestro entorno en general. Dos años antes, en 1992, se celebraba la Cumbre por la Tierra organizada por Naciones Unidas en Río de Janeiro y en la misma se aprobó el  Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible conocido como Agenda 21. La Fundación Tierra nació para participar implicarse en el ámbito de la educación ambiental.

La misión de la Fundación Tierra es canalizar y fomentar iniciativas que favorecieran una mayor responsabilidad de la sociedad en los temas ambientales.  Todas sus actividades han sido inspiradas por el espíritu de que "los pequeños cambios son poderosos" ya que entendemos que sólo este principio puede realmente contribuir al cambio de la cultura actual con una perspectiva ambiental o dicho en otros palabras avanzar a una visión de la civilización humana menos egocéntrica.


Contexto histórico

La misión de la Fundación Tierrra de promover los valores ambientales para contribuir a la creación de una nueva moral socioecológica para el tercer milenio es plenamente congruente con el espíritu de la Agenda 21 y sobretodo también de las llamadas Agenda 21 locales que la Carta de Aalborg sellaría. Estábamos convencidos que ninguna política de medio ambiente puede tener éxito sin la participación ciudadana. Las personas debemos asumir que cada uno de nosotros somos el cambio que esperamos y que por tanto es necesario subvertir, cambiar los valores vigentes. Para ello, la educación, la sensibilización o la seducción ambiental son herramientas útiles. Cómo afirmaba Max Plank "una nueva verdad no triunfa convenciendo a sus opositores porque se les hace ver la luz sino más bien contribuyendo a que aquella sea familiar para las generaciones que crezcan".

La década de los noventa también estuvo marcada por el apogeo en las telecomunicaciones gracias el desarrollo de los protocolos de la red de internet y del despegue de la telefonía móvil doméstica. Por ello la Fundación Tierra puso su acento en la divulgación ambiental a través de internet con el dominio terra.es i posteriormente la actual terra.org. En el momento de su creación se identificó que el colectivo de docentes era un público multiplicador de ideas el cual estaba huerfano de materiales pedagógicos sobre medio ambiente. De ahí nació la colección de monografías Perspectiva Ambiental editadas entre 1995 y 2010 de las que se publicaron 50 números y cuyas temáticas todavía siguen siendo relevantes.

 

Una particular perspectiva ambiental

Durante 20 años los objetivos de la Fundación Tierra se han centrado en tres ámbitos:

- La sensibilización ambiental para promover el nacimiento de una nueva moral socioecológica.
- Fomentar la eficiencia energética y las energías renovables, especialmente, la solar.
- Contribuir al desarrollo de nuevos hábitos para un estilo de vida más sostenible.
 
Otra característica que ha marcado la actuación de la Fundación Tierra ha sido ser un ejemplo en ella misma de la práctica que predicaba. Por este motivo, a modo de ejemplo, destaca el hecho que su sede corporativa la compone un local rehabilitado con criterios ecológicos y que fue el primero en el Estado español  de compensar emisiones de dióxido de carbono con una central solar fotovoltaica incorporada en la fachada del mismo.

 

Nuestros hitos ambientales

Durante estos 20 años (1994-2013) la Fundación Tierra ha marcado algunos hitos en nuestro país que le han otorgado a pesar de ser una entidad modesta y con recursos económicos limitados  (una media anual de 250.000 euros) de una especial relevancia social. Entre estos hitos señalamos:

1. Realizar la primera ecorehabilitación en España de una oficina con criterios ecológicos integrales (1998).
2. Elaborar una colección extensa de monografías ambientales con temáticas de vanguardia (1995-2010).
3. Fomentar el uso sostenible del papel impreso a través de promover su reciclaje  (1998, Hagamos una montaña de papel) y de impulsar el uso del papel certificado FSC (2006, creando el primer Grupo de Custodia FSC para papel impreso en España).
4. Diseñar el primer portal ambiental web en lengua española (1996) bajo el dominio terra.es y posteriormente actualizado en 2001 a través de terra.org.
5. Introducir la cocina solar y la cultura del procesado de alimentos con energía solar en España y organizar una conferencia internacional sobre el tema en 2006.
6. Emprender el primer programa de ecoauditorías domésticas realizado en España destinado al ahorro energético de las familias (2004-2005).
7. Construir centrales solares fotovoltaicas participadas popularmente (Olas solares)  para participar de los beneficios establecidos para el fomento de las renovables (2007).
8. Crear el primer solardoméstico (plug and play) destinado a generar energía renovable en los hogares para el autoconsumo (Iniciativa distinguida con el Premio Solar Internacional 2009).
9. Publicar (coedición) obras clave del pensamiento ecológico emergente en el ámbito de la simplicidad vital, las energías renovables y el cambio climático.
10. Poner en marcha el primer sistema de certificación ambiental de servicios funerarios y diseñar el concepto ecofuneral (2011-2013).
11. Construir el primer espacio de horticultura urbana destinado a la promoción de las plantas comestibles con propiedades saludables para su cultivo en las terrazas urbanas (Proyecto Rebost Vital, 2011-2013).

Como puede observarse lo que  ha caracterizado la actuación de la Fundación Tierra ha sido la innovación en el ámbito socioambiental desde una perspectiva holística. Sin embargo, como entidad no ha sabido capitalizar socialmente esta imponente labor captando más recursos y voluntades.  Cuando va a cumplir 20 años, el equipo directivo de la Fundación Tierra se plantea la necesidad de cambiar su estrategia para adaptarse mejor a la evolución del contexto social actual y especialmente de buscar una mayor penetración a su mensaje de cultura ambiental basada en la ecología práctica pero centrada en ámbitos que no han sido todavía asumidos por otras entidades sociales. Pretendemos renovar su actuación a partir de los réditos conseguidos en cuatro lustros de actividad.

 

Nuestras inspiraciones para el cambio

A lo largo de esta viaje de servicio a la sociedad la Fundación Tierra ha forjado diferentes visiones que a continuación detallamos. Estas visiones son nuestro legado y sobre ellas hemos forjado las bases para el futuro próximo.

- Adoptar una perspectiva ambiental. Necesitamos reorientar todos los ámbitos de la sociedad, la cultura y la economía hacia un nuevo horizonte que permita compaginar la plenitud personal y el equilibrio planetario. Para contribuir a visualizar este horizonte habrá que aplicarse en instaurar unos valores clave que nos sirvan de brújula a la hora de orientarnos hacia la sostenibilidad en nuestras prioridades, acciones y decisiones personales y colectivas.

- Cambiar nosotros para que cambie el entorno. Para fomentar una sociedad que conviva en armonía con la biosfera, no basta con la indignación ni con salir a las calles. Debemos pasar a la acción y convertirnos en el cambio que queremos ver para un futuro sostenible. La actual crisis total que afecta a todos los ámbitos de la cultura occidental es también nuestra oportunidad. La oportunidad de convertirnos en agentes activos del cambio instalando energía solar en nuestros hogares para el autoconsumo, asumiendo una alimentación libre de tóxicos químicos, impulsando la movilidad sin emisiones de efecto invernadero o eligiendo en cada momento de forma adecuada para que seamos eficientes y ahorremos en el uso de recursos naturales con una economía compartida y del bien común.


- Hay que abrazar la simplicidad vital. El problema de fondo somos nosotros mismos, los humanos, que hemos diseñado y alimentado un modelo de sociedad basada en el crecimiento gobernado por la codicia. Un modelo social en el que valores como la compasión, la equidad, el bienestar integral, la fraternidad, la cooperación, el amor, el respeto a la dignidad humana y al orden natural, etc. no cuenta más que para la retórica de un discursos pseudohumanístico, absolutamente vacío y falso. El verdadero progreso humano no lo determinan la cantidad de bienes sino la capacidad de sentir paz en el interior de nuestro ser. De salirnos de esta dinámica absurda consumista que nos está devorando con la obsolescencia que contamina el entorno no sólo para nosotros sino que también impide el bienestar de las futuras generaciones.


- Somos hijos de la luz del sol. En la energía solar radica todo el potencial que la humanidad precisa para satisfacer sus necesidades, no su codicia. La orgía energética de los combustibles fósiles y nucleares de estos últimos doscientos años nos está llevando al colapso civilizatorio. No sólo por la contaminación que se deriva sino por las desigualdades que provoca por ser un recurso no renovable y localizado en puntos muy concretos del planeta. La energía solar nos aporta suficientes recursos energéticos renovables para una vida cómoda si la combinamos con la eficiencia y el ahorro energético. Hacer que las energías renovables sean el imperativo energético es una prioridad no sólo política sino también ciudadana y espiritual.


- Morir sin huella ecológica. La muerte de un ser humano no debe dejar una profunda huella en los bosques del planeta ni en la atmósfera que respiramos.  El llamado concepto de ecofuneral no se queda sólo en la oferta de  un servicio funerario certificado  ambientalmente sino que también  engloba otras particularidades como  la posibilidad de participar en vida la mejora ambiental de nuestro entorno y de asumir que siendo más conscientes de la forma en que queremos nuestra ceremonia funeral también lo somos de asumir una vida más armónica con la conservación de nuestro entorno planetario. Por eso hemos impulsado la certificación ecológica del servicio funerario diseñando unos estándares que permitan reducir progresivamente el impacto ecológico a nivel de emisiones  y residuos, además de la huella  ecológica de los productos y servicios de cada funeral.

 

Documentos disponibles sobre la actividad de la Fundación Tierra