Se encuentra usted aquí

Economía Solar

Es necesario acelerar la implantación de las energías renovables y, en especial, de la energía solar en todas sus formas y posibilidades. Sin embargo, también es imprescindible promover la eficiencia energética. La Fundación Tierra ha apostado por fomentar la energía solar fotovoltaica como una forma de ahorro de emisiones tóxicas a la atmosfera en la generación de la electricidad sucia que consumimos de la red general fabricada con centrales térmicas y nucleares. En definitiva, dar ejemplo de nuestra convicción por la necesaria economía solar.
La Fundación Tierra fue la encargada de organizar en el marco de la fiestas de La Mercè en Barcelona un espacio ambiental conformado por seis talleres de contenido ambiental que han sido disfrutados por miles de personas de todas las edades, pudiéndose llevar a casa un buen recuerdo y esperamos, que un pequeño empujón y motivación para seguir avanzando hacia un modelo sociocultural más sostenible.
Fundación Tierra tuvo el placer de presentar, con el inestimable apoyo de la Fundación Biodiversidad, la Conferencia Magistral que Thom Hartmann que dió en Madrid el 27 de novimebre 2009. A su paso por la Península con motivo de su participación en las jornadas del NOW el 26 de noviembre 2009 celebradas en Barcelona.
La energía solar fotovoltaica nos permite convertir los rayos solares en electricidad limpia sin necesidad de combustibles fósiles o nucleares. Participar en la generación de energía limpia es una obligación que tienen las entidades sociales para dar ejemplo en el ámbito de la sostenibilidad.
Ficha técnica de la central de energía fotovoltaica

Número de colectores solares: 21 paneles ATERSA de 110 Wp
Superfície del techo solar: 18 m2
Orientación: Sur 35º
Potencia total: 2,2 kWp
Onduladores: 2 unidades ATERSA PRM 1500/3
Potencia anual estimada: 2.500 kWh
Producción media diaria: 7 kWh
Ahorro estimado en emisiones de gases invernadero: 572,2 kg de CO2 anuales
Coste económico: 19.950 Euros
Ubicado en un local de 344 m2 en el pasaje Plásmica de Cornellà de Llobregat, Barcelona, el Espacio Solar Tierra pretende basar su actividad en el desarrollo de las tecnologías solares de reflexión y concentración, así como de otras tecnologías de energía renovable complementarias relacionadas con el procesado solar de alimentos y agua.

Ambientalitzación de les Fiestas de la Mercè 2006

Con la voluntad de popularizar y divulgar al gran público las energías renovables y la importancia de la eficiencia energética, la Fundación Tierra asumió el reto de organizar una actividad festiva titulada el Festival Solar en la ciudad de Barcelona.

El procesado de alimentos con energía solar, la cocina solar, no es una curiosidad tecnológica sin más. La preparación de alimentos cocidos forma parte de la cultura humana y de nuestra evolución. La leña ha sido durante milenios de años el combustible, y el fuego la fuente de calor para cocinar. En las eras recientes otros combustibles como el gas y la electricidad se han sumado al fuego tradicional.

El Encuentro Solar nació en 1996 impulsado por la Asociación de Estudios Geobiológicos GEA, con motivo de que fuera un acto para celebrar el Día del Sol (21 de junio) y con una idea inspirada en los Sun Fairs estadounidenses. En estos festivales solares americanos se combinan ponencias de expertos, talleres prácticos para aficionados, exhibiciones de tecnología renovable y apropiada para todos los públicos.

La voluntad de promoción de la tecnología solar aplicada al procesado de alimentos llevó a la Fundación Tierra, entidad, miembro de la asociación Solar Cookers International, a ofrecerse para organizar una de las conferencias que reúne a los expertos internacionales sobre este tema cada cuatro años, en Granada (España) durante el mes de julio del 2006.

Un reflector Scheffler es un ingenio solar de concentración de la luz solar que permite, entre otras posibles aplicaciones, cocinar con la energía del Sol. El objetivo que condujo al desarrollo de los reflectores Scheffler fue hacer la cocción solar lo más cómoda posible. Con esta idea, el físico Wolfgang Scheffler diseñó una cocina solar que permitiera que el "fogón" de cocción permaneciera inmóvil mientras el Sol seguía su trayectoria celeste, y una estructura que permitiera cocinar en el interior del edificio.

Páginas