Se encuentra usted aquí

Hoy cambio mi bombilla: basta de bombillas incandescentes (2007)

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
Una campaña para promover la ecología práctica ciudadana
Información sobre como ser más eficientes con la iluminación artificial

Cuando la amenaza del calientamiento global es más evidente que nunca, todavía el 95 % de la electricidad que consume una bombilla convencional se convierte en calor y sólo el 5 % restante, en luz visible. Sin duda la bombilla eléctrica incandescente inventada por Edison es un de los logros más destacados del siglo XX. Sin embargo, con la evolución tecnológica que hemos alcanzado la persistencia de esta tecnología altamente ineficiente es como si todavía nos comunicáramos con tam-tam. Hace tiempo que existen bombillas que son eficientes y que contribuyen a ahorrar energía.

Con esta premisa, la campaña Hoy cambio mi bombilla se propone animar a la población a participar en la sustitución de las ineficientes bombillas incandescentes que conviven en nuestras casas por las bombillas fluorescentes compactas de bajo consumo. Hoy existen bombillas ahorradoras con luz cálida y preparadas para todo tipo de usos. No hay excusa para continuar iluminándose derrochando energía de forma alarmante.

Sin embargo, con esta campaña se pretende también instar al Gobierno español a que promueva un norma legal para prohibir la venta de bombillas incandescentes a partir del 2010. Un manifiesto solicitando un gesto, como el que ya han emprendido de forma pionera otros países,  para que la ciudadanía lo firme y de esta forma presionar al ejecutivo español a que sea consecuente. Una medida, que en el caso de España sin duda nos ayudaría un poco a reducir la escalada vertiginosa de incremento de las emisiones de CO2 que están contrariando el compromiso legal del Protocolo de Kioto.

Hoy cambio mi bombilla insta a cambiar hoy mismo todas las "bombillas calientes" que tengamos en casa por otras de bajo consumo y de esta forma ahorrar dinero en la factura de la luz y, sobretodo, contaminar menos. La acción que se propone es un complemento de la campaña contra el cambio climático "Yo soy la solución " por lo que a los participantes también se les anima a que cuelguen una fotografía en el mosaico digital y de esta forma demostrar que entre todos podemos contribuir a un iluminación más eficiente, menos derrochadora y que contribuya a reducir las emisiones que favorecen el calentamiento global. La campaña iniciada el 5 de octubre 2007 estuvo activa durante un año y sirivió para recoger adhesiones al manifiesto e impulsar un gesto gubernamental que implicase el cese de la venta de bombillas incandescentes en España para no más allá del 2010. (Esto llegó de todos modos de la mano de la Unión Europea en aquel año)


El texto del manifiesto que se proponía

Objetivo: 2010, punto final a la bombilla Edison en España

Proteger el clima tiene prioridad. Detener el cambio climático es una exigencia inapelable. La Unión Europea se ha impuesto el objetivo de reducir la emisiones de gases de efecto invernadero por lo menos un 20 % hasta el 2020 en comparación con 1990. Tenemos que aplicarnos activamente en reducir el consumo de energía.

La iluminación artificial supone un 18 % del gasto energético doméstico y eso es debido a que cercad del 80 % de las bombillas del mercado son ineficientes. Las bombillas incandescentes consumen el 95 % de la electricidad para generar calor y tan sólo un 5 % para aportar luz. Ha llegado la hora de desterrar para siempre las bombillas incandescentes de nuestros hogares por derrochar energía y por su escasa duración.

La ciudadanía que suscribe este manifiesto está a favor de la prohibición para el 2010 de la venta de bombillas incandescentes en España como ya han anunciado algunos países como Australia o Canadá. España, que no cesa de incrementar sus gases de efecto invernadero, debe ser proactiva y por ello instamos al Gobierno español a que adopte un acuerdo para prohibir definitivamente la venta de bombillas incandescentes en el 2010 y así avanzar hacia la iluminación de bajo consumo que ahorra hasta un 80 % de la energía en iluminación respecto a la hasta ahora convencional.

El Protocolo de Kioto entró en vigor en 2005 y precisamente porque es muy tímido debemos ir más allá. Los que suscriben este manifiesto para poner coto a la venta de bombillas ineficientes en España lo hacen desde la responsabilidad personal o colectiva de exigir una medida política que podría ahorrar hasta un 2,5 % de las emisiones de efecto invernadero.

Aplaudimos las campañas para promover las bombillas de bajo consumo. Pero no es suficiente. Definitivamente, hay que desterrar el comercio de la iluminación ineficiente como la tradicional y desfasada bombilla incandescente y las bombillas halógenas para uso doméstico. La campaña Hoy cambio mi bombilla es una apuesta para una nueva cultura de la energía que proteja el clima. Basta ya de seguir vendiendo estufas para iluminarse.

Disponemos de la tecnología para tener luz eficiente, pero todavía es sólo un 15 % del mercado. Por tanto, sólo impulsando la prohibición de las bombillas incandescentes inventadas por Edison (sin menosprecio por tan genial invento hace un siglo, pero que debe dejar paso a los nuevos avances tecnológicos) podremos avanzar hacia nuevas formas de iluminación más eficientes. Éste es el reto. Ésta es la demanda a la que los que firman este manifiesto se suman con responsabilidad, apelando a la eficiencia energética en el campo de la iluminación y no sólo en el ámbito doméstico sino también en la industria y en el alumbrado público. Es mucho más coste-efectivo tendir hacia una iluminación eficiente que instalar nuevos sistemas de generación de electricidad.

Los firmantes de este manifiesto solicitan al Gobierno español que suscriba y adopte la prohibición de la venta y comercialización de bombillas incandescentes en España para el año 2010 a favor del cumplimiento de nuestras obligaciones para proteger el clima.