Se encuentra usted aquí

Mide y reduce el consumo eléctrico contra el cambio climático (2008)

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
Este proyecto pretende sensibilizar contra el cambio climático en el entorno familiar respecto al consumo eléctrico en las viviendas mediante el uso del kit de medida inteligente. En la imagen, el kit de medida y visualización del consumo eléctrico doméstico utilizado en el proyecto (www.efergy.com).
El pequeño monitor o display del consumo eléctrico instantáneo o acumulado se puede colocar en cualquier estancia del hogar.
El sensor envía los datos que recibe de la pinza hacia un pequeño monitor o display que muestra el consumo instantáneo.
Sensor de datos y pinza amperimétrica instalada en un cuadro eléctrico moderno.
Difusión del proyecto en las entidades y traspaso de los materiales de sensibilización.

El proyecto "Mide y reduce la electricidad contra el cambio climático" pretendía poner en marcha una campaña que sirviera para que las familias fueran más conscientes del consumo eléctrico en su vivienda, mediante el uso de contadores inteligentes y materiales de difusión, para poder adoptar un compromiso de reducción del consumo de energía y medidas de ahorro. El proyecto se basaba en un acercamiento a las familias de los niños y niñas que participan en actividades infantiles de ocio educativo, facilitándoles el acceso a un elemento para la medida y visualización del consumo eléctrico casero, hecho que por sí mismo constituye un elemento de sensibilización ambiental de primer orden y básico para impulsar comportamientos que contribuyan a reducir las emisiones de gases con efecto invernadero.

Un smart-meter o "contador inteligente" permite observar de manera instantánea, en tiempo real, el consumo eléctrico de la vivienda y realizar un seguimiento más fácil respecto a la observación de un contador convencional o de las facturas de consumo. Estos contadores caseros nos permiten observar las pequeñas variaciones que se dan en el consumo en el mismo momento en qué estas se producen y relacionarlas con los sistemas eléctricos en funcionamiento en aquel momento.

Buena parte de los sistemas que consumen energía en la vivienda son eléctricos, y en muchos de ellos hay un gran potencial de ahorro, como, por ejemplo, en el caso de la iluminación. Por este motivo, estos contadores inteligentes pueden ayudar a conocer mejor el gasto eléctrico cotidiano y comprobar el ahorro energético, económico, y de emisiones de dióxido de carbono (CO2) que supone el hecho de esforzarnos en introducir sistemas de ahorro y adoptar hábitos personales respetuosos con el medio.

Consultar el manual en castellano (PDF) del smartmeter Efergy.

Tomar conciencia para avanzar en un necesario cambio energético

El proyecto se dirigía a un número lo suficientemente elevado de entidades como para tener capacidad de llegar a unas 400 familias, a las que se distribuían los contadores inteligentes y materiales para la toma de datos y la interacción con el aparato durante dos semanas, conjuntamente con una guía explicativa con las posibilidades que se derivan del uso del smart-meter (distinguir los consumos asociados a diferentes aparatos, detectar consumos ocultos...) así como consejos para reducir el consumo eléctrico de manera inmediata o a largo plazo. La exposición itinerante "La Casa de los Negawatios" era otro de los recursos de apoyo para la sensibilización sobre la eficiencia energética en la vivienda para las familias. Para llegar a las familias, las entidades de ocio educativo interesadas en participar recibían la formación adecuada y actuaban como nexo entre las viviendas participantes y los promotores del proyecto: difundían el recurso entre las familias, ponían en práctica la gestión de los préstamos de los aparatos (de un máximo de 15 días), instalaban los aparatos y recogían los datos de seguimiento. Había una compensación para este trabajo voluntario de las entidades en forma de descuentos para la adquisición de productos ecológicos.

Este proyecto para disponer de contadores inteligentes en viviendas permitía:

1. implicar entidades y familias para la práctica de la sostenibilidad,
2. facilitar la observación de manera instantánea del consumo eléctrico del hogar en cada momento, lo cual permite ser conscientes de la ineficiencia de algunos aparatos o de los consumos escondidos de determinados aparatos,
3. introducir información ambiental relevante sobre el ahorro energético en el hogar así como de las posibilidades para contribuir a la reducción de las emisiones con efecto invernadero,
4. convertir la acción cotidiana de las entidades de educación en el ocio en un ejemplo único de implicación ambiental contra el cambio climático.

Los smart-meters

Los smart-meters o "contadores inteligentes" son pequeños aparatos dotados de un sensor que mide la intensidad de la corriente eléctrica que circula por la caja de conexiones del interior de la vivienda y un display, que se puede colocar en el comedor o en cualquier otro espacio de la vivienda, que muestra el consumo eléctrico. Estos aparatos ayudan a monitorizar tanto el consumo de la casa en cada instante como el consumo acumulado a lo largo de los días. Permiten visualizar de manera sencilla el gasto eléctrico de la vivienda en kilovatios por hora, en quilos de CO2 emitidos, e incluso en términos monetarios.
Estos sistemas se instalan de manera sencilla y de igual manera se pueden retirar, sin afectar a ningún elemento de la instalación eléctrica de la vivienda.

Resultados del proyecto y análisis de los datos obtenidos

La participación fue más baja de lo esperado, a causa de la limitada disponibilidad de tiempo de las entidades, principales agentes multiplicadores del proyecto, y de las posibilidades de uso final de los contadores inteligentes, que también estuvieron por debajo de lo esperado. Debido básicamente a las limitaciones de los aparatos de medida, que no resultaban adecuados en muchos casos a la situación real de las instalaciones eléctricas de nuestro país, se hallaron muchos más casos de lo previsto en los que la instalación de la pinza amperimétrica no era posible, o bien se aplicó el principio de precaución al tratarse de una manipulación, aunque fuera mínima, de la instalación eléctrica, desestimando en algunos casos la instalación del aparato. Pero pese a ello se pudo llegar a una pequeña parte de participantes con resultados muy positivos.

Al devolver el aparato, las familias y participantes en el proyecto también entregaban una copia de la hoja de medidas en la que se recogían diversos datos: el consumo eléctrico instantáneo (en kW) en diferentes momentos del día (mañana, media tarde, y noche), el consumo acumulado diario (en kWh), y su equivalente en euros dedicados al gasto eléctrico y en emisiones de CO2 asociadas a aquél consumo. También se iban recogiendo observaciones sobre los sistemas eléctricos empleados y las estrategias para la reducción del consumo que se habrían iniciado a partir de la interactividad con el smart-meter. A continuación se listan algunos datos y resultados de interés que se han obtenido de esta experiencia.

Resumen de resultados de la experiencia

• Número de viviendas participantes con toda la documentación completada: 26 viviendas.

• En el análisis de las hojas de medida se observa que en general hay una correlación entre el número de personas que ocupan la vivienda y el consumo eléctrico (a más personas, más consumo). En cambio, no habría relación directa entre la superficie de la vivienda y el consumo eléctrico.

• Pese a que se recomendaba intentar hacer el seguimiento del consumo habitual durante la primera semana, y después de hacer el seguimiento durante la segunda semana, introduciendo hábitos de ahorro, en general el consumo de las viviendas participantes no muestra variaciones importantes de la primera a la segunda semana. Ello hace pensar que muy posiblemente el período de tiempo escogido era adecuado para conseguir un máximo aprovechamiento del recurso y un máximo seguimiento, pero quizá era insuficiente para poder observar una variación en el consumo con un cierto valor estadístico (de este modo las diferencias observadas serían causadas más por particularidades del período observado que por el mantenimiento regular de unos hábitos de consumo en el tiempo).

• Todavía es necesaria una mayor sensibilización de la población en general en cuanto a conceptos como el de las emisiones de CO2. Diversos participantes cometieron errores en la anotación de los datos de emisiones, pese a que el aparato permitía su medida sin ningún tipo de confusión. Se observaba que en algunos casos los datos recogidos no mantenían relación con el consumo eléctrico, cuando en realidad deberían ser directamente proporcionales a este (con un factor aproximado de 0,43 g de CO2 por kWh consumido).

• La media de consumo eléctrico acumulado de la muestra de participantes sería de 6,70 kWh/día, que supondría un consumo anual de unos 2440 kWh por vivienda.

• La media de emisiones de CO2 de la muestra de participantes sería de 2,63 kg de CO2 diarios, unos 960 kg de CO2 anuales asociados al gasto eléctrico de cada vivienda.

• Se calcula que si las viviendas participantes, ayudadas por el uso del smart-meter y los materiales de divulgación entregados, adoptasen a partir de la experiencia alguna de las medidas de ahorro propuestas, como la reducción de los consumos ocultos, se conseguiría un ahorro energético de alrededor de un 10 % por vivienda, y por tanto una reducción del consumo eléctrico de 5200 kWh anuales y de las emisiones de CO2 de 1768 kg de CO2 anuales.

La falta de datos (por omisión o error de los participantes) no ha hecho posible un análisis más en profundidad del resto de variables. Además, en todo caso, consideramos que estos datos no tienen valor estadístico ya que la metodología para la cumplimentación de las hojas no ha sido regular y la muestra no tiene una medida suficiente para resultar significativa.

Viviendas y entidades concienciadas para reducir las emisiones de CO2

Para las entidades participantes ha sido de gran utilidad disponer de un recurso práctico para tratar el tema del ahorro energético con los pequeños. Las comunicaciones recibidas por parte de las familias que han querido hacer llegar su opinión o han dejado sus comentarios en las formularios de seguimiento del consumo también han sido favorables. En algunos casos, incluso, los particulares han detallado las medidas de ahorro adoptadas en la vivienda a partir de haber utilizado el smart-meter en la vivienda. Otra medida del interés despertado por los smart-meters ha sido el hecho de que algunos participantes hayan manifestado el deseo de poder mantener o adquirir el aparato, por el elevado valor que daban al hecho de poder medir y visualizar de manera fácil e instantánea su consumo eléctrico. Con seguridad, además, este proyecto también ha servido como estímulo a las diferentes entidades para a seguir practicando otras iniciativas de sostenibilidad.

El proyecto "Mide y reduce contra el cambio climático" se ha desarrollado como un proyecto de sensibilización ambiental contra el cambio climático en el ámbito del entorno familiar y el consumo eléctrico en las viviendas y se enmarca dentro del proceso de implementación de la Agenda 21+ del Movimiento Laico y Progresista.