Se encuentra usted aquí

8.000 km pedaleando con Rotor sobre el asfalto urbano (2004-2005)

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
Dos ejemplos de como se ha resuelto el cubrecadenas en las bicicletas plegables de los modelos Dahon.
La Fetama Cucumber rotorizada ha demostrado ser una bicicleta excelente.
El día del final del Proyecto en la Feria del Día de la Tierra 2005.

Abril 2005. En medio del tumulto festivo en el Parc de la Ciutadella de Barcelona a causa de la décima edición de la Fira per la Terra, los 7 participantes del proyecto ROTOR BAJA AL ASFALTO URBANO simbolizaron a modo de llegada triunfal el final de esta experiencia pedaleando con Rotor con bicicletas urbanas.

Un proyecto con final feliz

Tres mujeres y cuatro hombres equipados con 2 bicicletas plegables Dahon, 3 Brompton, 1 Fetama y una citybike convencional han demostrado que el pedaleo urbano con el sistema sin punto muerto de Rotor es altamente beneficioso para la salud. En una sesión de diálogo unos días antes de dar por finalizado el proyecto todos fueron unánimes en el deseo de continuar pedaleando con el Rotor que les había sido prestado. Las explicaciones del ciclista de triatlón, Pol Puvill, profundo conocedor del Rotor, confirmaron los beneficios de pedalear sin punto muerto.

La Fundación Tierra, depositaria de los 7 Rotors cedidos consideró que el éxito alcanzado con este proyecto bien merecía que sus participantes lo pudieran continuar disfrutando. EspaiBici, la tienda de la bicicleta urbana de Barcelona, responsable de la instalación y mantenimiento de los Rotor ha contribuido con su ingenio a que todas las bicicletas plegables se las pudiera dotar de cubrecadenas con lo que la satisfacción de los usarios de plegables y bicis urbanas rotorizadas no podía alcanzar mayores cuotas.

Compromiso y agradecimiento

El equipo inicial que se comprometió a pedalear diariamente con su bicicleta urbana tuvo una baja por insatisfacción con este sistema de pedaleo argumentando que le molestaba para el contrapedal. Curiosamente, para la bicicleta Fetama de Sandra también equipada con contrapedal no supone ningún problema. El kit Rotor de esta baja fue recolocado en otra bicicleta urbana cuyo propietario, un mecánico de bicicletas desde el primer momento lo consideró un accesorio útil y placentero. La valoración de los demás participantes era de extrema gratitud por haber tenido la suerte de haber podido experimentar el pedaleo con Rotor. Ahora su convencimiento es que ya nunca más podrán adquirir una bicicleta con el tradicional pedaleo con punto muerto.

Despertando pasiones
El ejemplo de estos ciclistas rotorizados ha tenido algunos seguidores espontáneos entre los socios de Amics de la Bici y el Bicicleta Club de Catalunya-BACC que aportaron los voluntarios. El resultado es que además de los 7 rotors urbanos EspaiBici ha instalado más de una docena en otros usuarios que no han podido resistir a las alabanzas de los participantes del proyecto. Una de estas bicicletas rotorizadas por voluntad expresa de su propietario es una Dahon Vitesse 2004. Precisamente, esta bicicleta es la que Jim Merkel, el famoso autor de la obra Simplicidad Radical, tomó con sus brazos y la alzó como símbolo de que otra forma de vivir es posible a favor de un planeta más ecológico y una sociedad de personas más felices. La entrevista que La Contra del diario de La Vanguardia le hizo a Jim Merkel se ilustró con esta bicicleta rotorizada que abrió el camino para cubrir la cadena a las plegables rotorizadas.

Anédota con final feliz
Unos días antes de finalizar el proyecto a Brigitte le robaron en su casa y se le llevaron la Brompton con Rotor. Asistió a esta final festiva con una nueva Brompton sin Rotor pero deseosa de adquirirlo cuanto antes y de sumar sus más de 2.000 km a la cuenta del grupo. Curiosamente, unas semanas después su marido reconoció en una calle la bicicleta de Brigitte gracias al Rotor. Su propietario ilegítimo la había comprado por 150 euros a través de un anuncio en una revista de productos de segunda mano. Gracias a Rotor, Brigitte recuperó su Brompton. Sin duda la anécdota que pone la guinda a este proyecto de “Rotor en la jungla del asfalto”.

El cómputo final

La suma de los kilómetros recorridos con Rotor a lo largo de un año entre el Día de la Tierra del 2004 y del 2005 por las calles de Barcelona rebasa los 8.000 km. Es evidente que esta no ha sido una prueba para poner límites al kit de pedaleo Rotor. Es una prueba al estilo del “cambio tranquilo”; de comprobar la satisfacción por una marcha saludable para quienes han convertido la bicicleta en su medio de transporte habitual. Las bicicletas rotorizadas de este proyecto han viajado en el AVE, en talgos, en trenes regionales, en trenes de cercanías, en metro, en buses urbanos e interurbanos. Los rotors pasan desapercibidos integrados en las bicis plegables, pero no así en la sonrisa de quienes las usan. Definitivamente, la prueba de Barcelona + B con Rotor, demuestra que este kit de pedaleo puede triunfar no sólo en la competición sino también en la arena del asfalto urbano.
 

La Fundación Tierra agradece a todos los participantes: Brigitte, Judith, Sandra, Jaume, Josep Maria, Manolo y Toni haberlo hecho posible. A Amics de la Bici y al BACC por difundir el proyecto entre sus asociados. A EspaiBici por haberse entusiasmado y dedicar su ingenio para que no se diga que Rotor no cabe en la bicicleta plegable y urbana. Finalmente, nuestra gratitud a Rotor Componentes Tecnológicos por haber confiado en una entidad modesta y ajena al mundo ciclista profesional y compartir esta aventura en la jungla urbana.