Se encuentra usted aquí

El taller Botijos contra el cambio climático en la Expo Zaragoza 2008

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
El Faro, pabellón de las Inciativas Ciudadanas de la Expo Zaragoza 2008, congregó durante tres días a un gran número de visitantes en el taller "Botijos contra el cambio climático".
El taller "Botijos Contra el Cambio Climático" estuvo presente en la semana "Agua y cambio climático" en el pabellón El Faro.
La nueva cocina solar parabólica alSol 1.4 expuesta en el espacio de la Gota Exterior frente a El Faro, pabellón de las Iniciativas Ciudadanas de la Expo Zaragoza 2008.

La semana dedicada al Agua y el cambio climático programada desde el 28 de julio al 3 de agosto de 2008 en el pabellón de las iniciativas ciudadanas El Faro en la Expo Zaragoza y coordinado por Cruz Roja Española valoró la presencia de la campaña de la Fundación Tierra "Botijos contra el cambio climático  en formato de taller a impartir en el espacio del foro de este pabellón los días 30 y 31 de julio y 1 de agosto de 11 a 13 horas. La Fundación Tierra, en colaboración con el Museu del Càntir   y la Asociación Española de Ciudades para la Cerámica, preparó un folleto explicativo , diversos carteles y un "colgador de botijos". Con todo este material se diseñó un taller que duraba unos 25 minutos con un formato informativo, demostrativo y práctico. Durante las cuatro sesiones que se realizaron en los tres días programados se reunió en total a cerca de 1.500 personas. Para la atención de esta actividad se contó con un nutrido grupo de colaboradores del personal de voluntariado de El Faro y de Cruz Roja Española.

El taller se iniciaba recordando al visitante que se encontraban dentro de un gran "botijo arquitectónico". Para este primer encuentro entre los monitores del taller y el público interesado, se contaba con el apoyo de un gráfico elaborado por el arquitecto de El Faro, Ricardo Higueras. Este esquema arquitectónico de El Faro mostraba especialmente los valores bioclimáticos de este singular edificio de tierra y paja. Este cartel, aportado por la Fundación Tierra, quedará expuesto en una de las paredes del edificio.

A continuación se explicaba el efecto evaporativo, un fenómeno similar al sudor de nuestro cuerpo. Para ello se medía con una sonda de temperatura el agua dentro del botijo, que era de  unos 21-22 ºC, mientras que la procedente del grifo de las fuentes de la Expo era de 29 a 31 ºC. Pero como el botijo tiene una larga tradición en nuestro país, se daban a conocer la larga lista de nombres populares sobre el botijo. Aquí el público en cada sesión añadió nuevas verbales. Sin embargo, el plato fuerte del taller era la narración de la asombrosa historia de la llamada ecuación del botijo. Una vez demostrada la eficiencia energética del botijo como elemento enfriador del agua, se recordaba que este tradicional artilugio cerámico es un pequeño símbolo de cómo podemos contribuir a cambiar a un estilo de vida más simple y ahorrador en emisiones con efecto invernadero.

Así que la conclusión del taller de la campaña de Botijos contra el cambio climático nos remitía a promover o recuperar el uso del botijo en verano, aunque sea como símbolo, con el sistema de colgar el botijo con tecnología moderna para que sea más manejable para cualquier persona de la casa, ya que lleno de agua pesa un poco. Se mostraba, pues, el kit básico para colgar el botijo: mosquetón, cuerda elástica, bridas y soporte para colgar en el techo. A su vez, se remarcaba que  para aprovechar el degoteo del botijo colgado se le puede colocar una planta debajo para que ésta se vaya regando de forma automática.  

El taller terminaba con una invitación a beber agua fresca de los botijos colgados en el "expositor" diseñado para esta actividad y a observar en detalle las medidas de temperatura entre el agua del botijo y la del barreño con agua del grifo del recinto de la Expo.

Mientras en el interior de El Faro se impartían los talleres a favor del botijo, algunos de los voluntarios que atendían el espacio expositivo de la Gota Exterior aprovechaban estas horas centrales del día con una alta radiación solar para experimentar con diferentes recetas culinarias en la cocina solar parabólica expuesta y visitable durante  todo el período de la Expo Zaragoza.

La cocina solar parabólica alSol 1.4 en la Gota exterior de El Faro

El espacio de la Gota Exterior de el pabellón El Faro pretende ser un espacio demostrativo de tecnologías útiles para la cooperación internacional relacionadas con el agua. El agua, desde su ciclo, genera la biomasa vegetal unida a los nutrientes de la Tierra. Más de 2.000 millones, una tercera parte de la familia humana, procesa el agua quemando esa biomasa e hipoteca una gran parte del acceso universal a este elemento debido a la erosión y la deforestación. Por este motivo, la cocina solar parabólica alSol 1.4 que promueve la Fundación Tierra, aunque no puede resolver esta situación, sí contribuye a aminorar presiones sobre los recursos de la tierra. La presencia de un artilugio ecodiseñado capaz del más eficiente aprovechamiento de la mayor fuente energética renovable ha resultado ser útil para ser más conscientes del poder del Sol a la vez que contrarresta la economía de los combustibles fósiles en algo tan simple como potabilizar el agua o preparar alimentos a diario, que son otra forma de agua.