Se encuentra usted aquí

Perspectiva Ambiental 44 - Acrecimiento (2008)

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS

El crecimiento económico ha llegado a su límite: lo hemos probado y ya sabemos que como especie no nos hace felices, sino que aumenta la miseria mental, la contaminación ambiental y la destrucción de los vínculos comunitarios. Más bien, como decía Gandhi, hace falta «vivir sencillamente para que los otros sencillamente puedan vivir». No basta con asumir esta realidad, sino que nos hace falta poner el esfuerzo por cambiar el imaginario colectivo actual.

Ha llegado la hora de decir: basta! Debemos empezar a aprender a vivir con suficiencia. Si tras degustar una buena comida, y cuando todavía queda comida en la cocina, nos preguntan si estamos satisfechos, no siempre será sencilla la respuesta. Haría falta pensar que si estamos satisfechos es que ya tenemos suficiente. Pero la realidad es que, como decía Epicúreo, "nada es suficiente para el hombre, a quien aquello que es suficiente le parece poco", y que Séneca sentenciaba con aquello de: "No es pobre quien tiene poco sino quien desea más". Y es que, al final, no vivimos tanto para ser felices o disfrutar del placer como para desear compulsivamente. Nuestra cultura nos estimula, con la publicidad y el bombardeo mediático, para transformar la felicidad en un éxtasis permanente. Queda lejos el logro de la satisfacción tras un esfuerzo notable y, una vez en la cumbre y tras disfrutar de la panorámica, lo importante es rehacer el camino, cara abajo y con más facilidad, pero no por eso dejando de andar.

El sentido de la suficiencia requiere anular la obsesión por el estatus social que el consumo estimula. Porque el mejor estatus no es el de tener más de todo, sino el de valorar los fines por encima de los medios y preferir aquello que es bueno antes de aquello que es útil. Hay evidencias claras que en la sociedad humana los cambios no aparecen solos, sino que son el resultado de un deseo colectivo creciente. Cuando las personas pensamos que las cosas pueden mejorar se produce un flujo energético que nos invade de optimismo y ponemos más atención por encarar una nueva realidad.

El mundo insaciable es un insulto a quienes nos precedieron, pero sobre todo es un desprecio hacia el presente y una amenaza para el futuro que todos anhelamos. Y es que del pasado, tenemos mucha información que nos puede ayudar a pensar para que el presente sea algo mejor y el futuro simplemente posible aunque quizás no tan grandioso, como siempre queremos imaginar. Porque, en el extremo inferior, el futuro no es un sueño, sino una esperanza para los que vienen detrás nuestro o, mejor, para aquellos que nosotros siempre pondríamos frente a nosotros porque simplemente han nacido de nuestro amor.

Por primera vez, nuestra sociedad, la consumista, debe incorporar nuevos paradigmas éticos para que se incorporen al imaginario colectivo. El consumo está pensado por satisfacer simplemente nuestras necesidades presentes, pero este amenaza nuestro entorno más próximo. Pese al aire contaminado de las ciudades, continuamos provocando atascos monumentales cada mañana con el coche por llevar a la chiquillería a la escuela; el aire emponzoñado que respiramos nosotros, todos, perjudica de manera más grave a nuestros pequeños. Sabemos del incremento exponencial de casos de asma infantil, alergias, etc.

Esta monografía de la serie Perspectiva Ambiental se adentra en la necesidad de una sociedad más frugal y lo hace con una reflexión contenida y sensata acompañada de una esmerada selección de imágenes y textos inspiradores.

Descargar Perspectiva Ambiental, 44 en versión castellana (PDF 2 MB)

Índice

Acrecimiento
Aprender a vivir con suficiencia
Los límites del crecimiento
Los límites termodinámicos
El aumento imparable de la huella ecológica
La energía como herramienta de educación para el acrecimiento
Reforma o revolución para una sociedad duradera
La subversión del acrecimiento
Simplicidad y acrecimiento, un nuevo estilo de vida
Los límites humanos por ser más frugales
Captar el arte de la naturaleza
Hacerse las propias cosas
El mal de los juguetes tecnológicos
Cara o cruz o el arte de elegir
La pirámide de Maslow y los deseos inacabables
Bibliografía e Internet