Se encuentra usted aquí

Bajo en carbono, documental

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
Un documental sobre las posibilidades para reducir las emisiones de gases con efecto invernadero.
Bajo en carbono muestra las experiencias concretas en el campo de las energías renovables, el transporte sostenible, el ecoturismo y los mercados de carbono, entre otros.
Bajo en carbono ahonda no tanto en la problemática del cambio climático, sino en la visión pragmática que muestra que ya disponemos de una parte de las soluciones para frenar el calentamiento global. Por ello, el documental es una selección de proyectos empresariales y sociales de nuestro país que impulsan la reducción de emisiones. Una nueva economía está surgiendo a remolque de la sostenibilidad, aprovechando las nuevas tecnologías que permiten obtener energía del sol o del viento, capturar carbono en las propias centrales eléctricas, plantar árboles para contrarestar los efectos del CO2 o ahorrar emisiones a través del transporte en bicivleta. Algunas son pequeñas iniciativas locales y otras son grandes proyectos, como las centrales termosolares de alta temperatura, que contribuyen a mejorar la salud del planeta y a facilitar nuevas formas de actividad económica. Todo esto muestra el documental Bajo en carbono, estrenado  en la parrilla de TV3 dentro del programa de investigación periodística  Sense Ficció de la televisión pública catalana. 

Bajo en carbono es un proyecto ideado por Pedro Barbadillo que se inició a mediados de 2007 con la recopilación de algunos proyectos ecolócigos relevantes. Pero no fue hasta 2008 que se llevó a cabo la mayor parte de la grabación de experiencias. Este nuevo documental de Pedro Barbadillo tiene un título ya de por si bastante gráfico y pretende ser una alterta contra los excesos que está haciendo nuestra sociedad, generando emisiones con efecto invernadero y que contribuyen al calentamiento global del planeta. Pedro Barbadillo -que participa en una plataforma de difusión de documentales críticos con el actual establishment- ha contado en su equipo con Alberto Jarabo como realizador, Marta Hierro como guionista, Valle López Tello, de Artemisa, como productora, y con Gloria Matamala de cámara. La Fundación Tierra aportó su apoyo en la realización de este documental. La idea de esta participación fue también la de facilitar la inclusión de algunas realidades relevantes que existen en el país para reducir emisiones. Para ligarlas, se diseñó un viaje ya en si mismo bajo en carbono, en bicicleta y tren, en el que el Presidente de la Fundación Tierra se encontraba con los protagonistas de los proyectos elegidos.

La ruta se inició cerca de Lleida, donde se encuentra el ecocentro de Mas Lluerna, un proyecto de cultivo con la visión de la permacultura, que utiliza energía solar como suministro energético y para cocinar y que ofrece alojamiento con criterios de ecoturismo. Continuó rumbo a Zaragoza para conocer el barrio de bioconstrucción de Valdespartera, la mayor urbanización construida en nuestro país con criterios de ahorro energético y eficiencia. La siguiente visita fue a la sede de Acciona Solar, muy cerca de Pamplona, un edificio modélico construido para mostrar cómo las energías renovables pueden contribuir a un ahorro importante y, además, ser competitivas. Y como contraste, se ofreció la visión que desarrolla el bioarquitecto del Taller de Investigación Alternativa, Iñaki Urkía, que ha construido diferentes modelos de pequeñas viviendas autosuficientes cerca del pueblo navarro de Biguezal. Un proyecto ligado también a una visión comunitaria para un estilo de vida inspirado en la frugalidad y la simplicidad vital. El periplo se finalizó en la localidad riojana de Ochánduri, donde hay un proyecto comunitario de centrales solares con seguidores, instalados gracias a la tozudería y a la visión de toda la población censada, que se enfrentó a las dificultades que la administración le iba poniendo.

Bajo en carbono aprovecha, pues, este hilo conductor para ligarlo con los proyectos más empresariales, como la controvertida bolsa de carbono que impulsa la compra-venta de emisiones, las plantaciones de árboles de madera noble -que mientras crecen capturan CO2 y que cuando se cortan permiten recuperar la inversión económica hecha-, el secuestro de carbono, la generación de biocombustibles con residuos vegetales y la promoción de la biclicleta pública en proyectos de movilidad sostenible, como el que promueve la empresa Modular, el único al que se le ha aplicado el ecodiseño. Bajo en carbono es un paseo inteligente y a la vez crítico con aquello que se vende como proyectos para compensar emisiones y que provoca estragos en el medio natural, en zonas remotas del planeta. Estamos ante un documental que incita al debate para reflexionar sobre el camino que nos ha de llevar hacia el destino sostenibilista, asequible para todos los públicos y con un buen ritmo. Tiene una duración de 57 minutos.