Se encuentra usted aquí

Economía Solar

Es necesario acelerar la implantación de las energías renovables y, en especial, de la energía solar en todas sus formas y posibilidades. Sin embargo, también es imprescindible promover la eficiencia energética. La Fundación Tierra ha apostado por fomentar la energía solar fotovoltaica como una forma de ahorro de emisiones tóxicas a la atmosfera en la generación de la electricidad sucia que consumimos de la red general fabricada con centrales térmicas y nucleares. En definitiva, dar ejemplo de nuestra convicción por la necesaria economía solar.

El procesado de alimentos con energía solar, la cocina solar, no es una curiosidad tecnológica sin más. La preparación de alimentos cocidos forma parte de la cultura humana y de nuestra evolución. La leña ha sido durante milenios de años el combustible, y el fuego la fuente de calor para cocinar. En las eras recientes otros combustibles como el gas y la electricidad se han sumado al fuego tradicional.

Ubicado en un local de 344 m2 en el pasaje Plásmica de Cornellà de Llobregat, Barcelona, el Espacio Solar Tierra pretende basar su actividad en el desarrollo de las tecnologías solares de reflexión y concentración, así como de otras tecnologías de energía renovable complementarias relacionadas con el procesado solar de alimentos y agua.
La energía solar fotovoltaica nos permite convertir los rayos solares en electricidad limpia sin necesidad de combustibles fósiles o nucleares. Participar en la generación de energía limpia es una obligación que tienen las entidades sociales para dar ejemplo en el ámbito de la sostenibilidad.
Fundación Tierra tuvo el placer de presentar, con el inestimable apoyo de la Fundación Biodiversidad, la Conferencia Magistral que Thom Hartmann que dió en Madrid el 27 de novimebre 2009. A su paso por la Península con motivo de su participación en las jornadas del NOW el 26 de noviembre 2009 celebradas en Barcelona.
La Fundación Tierra fue la encargada de organizar en el marco de la fiestas de La Mercè en Barcelona un espacio ambiental conformado por seis talleres de contenido ambiental que han sido disfrutados por miles de personas de todas las edades, pudiéndose llevar a casa un buen recuerdo y esperamos, que un pequeño empujón y motivación para seguir avanzando hacia un modelo sociocultural más sostenible.

En el año 2007 Fundación Tierra presentó esta iniciativa en el programa "Tú eliges, tú decides" de Fundación Caja Navarra, en el ámbito de cooperación internacional el proyecto Cocinas solares para mujeres contra la pobreza (India, 2008). Su objetivo principal: distribuir tecnologías solares de cocción idóneas para una comunidad desfavorecida de mujeres jóvenes en una región de Madhya Pradesh (India).

La idea de poder cocinar con el Sol es difícilmente creíble si no se ve con los propios ojos. Basándonos en la larga experiencia y conocimientos acumulados que tiene la Fundación Tierra en el mundo del procesado solar de alimentos y agua, promovemos y realizamos actividades demostrativas del poder de cocción del Sol en entornos educativos y festivos.

Un espacio único a nivel cultural y ambiental en el Parque de la Ciutadella para las Fiestas de la Mercè de Barcelona. Bajo el lema “El sol en todas las culturas”, una amplia programación de actividades, espectáculos y talleres sorprendió a los visitantes del parque con propuestas relacionadas con las culturas del mundo y la sostenibilidad ambiental.
El término OLA SOLAR es el que ha acuñado la Fundación Tierra para invitar a las personas a invertir en centrales de energía fotovoltaica, como compromiso en la lucha contra el cambio climático. Invertir en energía solar es una actividad que gracias a los incentivos previstos por la legislación vigente permite rentabilizar el esfuerzo inversor.

Lámpara solar portátil para iluminación doméstica

Encandilados con la luciérnaga pensamos que podíamos contribuir a facilitar la luz artificial durante las noches en muchas áreas del planeta no electrificadas. Creamos algunas luciérnagas, pero su vida fue efímera. Esta es la historia de un pequeño fracaso, no por falta de tecnología, tampoco por falta de ilusión y esfuerzo. Hoy sólo podemos contar una historia (que quedó cerrada definitivamente en el 2004), pero, eso sí, llena de buenos recuerdos.

Páginas