Se encuentra usted aquí

Noctisolar Ecolight: luz a la esperanza (2004)

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
El proyecto Noctisolar Ecolight de diseño de una lámpara solar fotovoltaica portátil tenía como lema: pon luz a la esperanza
Lámpara solar portátil Noctisolar Ecolight con un panel amorfo de 2 W para su uso en actividades de fin de semana

Lámpara solar portátil para iluminación doméstica

Encandilados con la luciérnaga pensamos que podíamos contribuir a facilitar la luz artificial durante las noches en muchas áreas del planeta no electrificadas. Creamos algunas luciérnagas, pero su vida fue efímera. Esta es la historia de un pequeño fracaso, no por falta de tecnología, tampoco por falta de ilusión y esfuerzo. Hoy sólo podemos contar una historia (que quedó cerrada definitivamente en el 2004), pero, eso sí, llena de buenos recuerdos.

Objetivo del proyecto

-Dar respuesta con tecnología solar de bajo coste y alta eficacia a la problemática de la iluminación doméstica en áreas sin electrificación. Más de 1.000 millones no tienen acceso a la electricidad para iluminación debiendo usar sistemas como combustibles líquidos (queroseno, aceite, etc.) que crean problemas de calidad de aire en el interior de las viviendas.

- Diseñar una lámpara solar portátil para soportar las más duras condiciones ambientales aportando la máxima cantidad de luz posible.

- Crear un producto demandado por las ONG de cooperación dada la falta de sistemas de iluminación solares de altas prestaciones.

Participantes y origen del proyecto

El proyecto Pon luz a la esperanza se inicia en el año 1999 en colaboración con una empresa del sector T-SOL. La Fundación Tierra aportó su capacidad de diseño, experiencia de campo y creación de la marca y filosofía del proyecto. T-SOL aportó el diseño de la electrónica y el concepto básico así como la dirección de la producción de prototipos.

El día 14 de abril 2000 se invitó a participar a un equipo de la Fundación Tierra al programa de televisión de Tele 5 "Quiero ser millonario" en el marco de la campaña de responsabilidad social corporativa de esta empresa "12 meses, 12 causas". El resultado fue que los 10 participantes de la Fundación Tierra consiguieron ganar en aquel concurso unos 8.414 euros que se destinaron al proyecto de desarrollo de la lamparita solar "Noctisolar Ecolight". Parte de esta inversión se destinó al diseño de la caja de embalaje, para una producción de 1.000 unidades de la misma y a facilitar la distribución de las primeras 100 unidades a varios proyectos de cooperación. Para promover el proyecto, el año 2002 se produjo una animación digital con tecnología flash.

La primera lámpara NoctiSolar Ecolight se realizó en el 2001 y durante el 2003 se produjeron 200 unidades de una preserie que debía servir para testear el producto. Se diseñó un embalaje específico y se montaron 100 unidades la mitad de las cuales fueron donadas a un proyecto de cooperación en Guinea Ecuatorial.

La complejidad, el elevado coste (150 euros) y el buen uso que precisa la energía solar constituyen algunos de los escollos que no facilitaron su implantación. Sin embargo, se han donado en algunos proyectos que la valoraron como útil esencial (caso de un hospital de campaña de la ONG Tale-Talamo en el País Bassari al sur del Senegal).

Lamentablemente, en el 2004 la empresa T-SOL quebró y la falta de proyección y recursos económicos para el mismo impidió su continuidad.

No siempre la tecnología triunfa

La inversión realizada para este proyecto fue de unos 25.000 euros. Las lámparas solares Noctisolar continúan muchas de ellas funcionando correctamente. Había algunos aspectos que se podían mejorar. Hoy con las nuevas tecnologías de las lámparas LED la eficiencia de este tipo de utilidad solar podría ser con mejores prestaciones. Sin embargo, por increíble que parezca no hay soluciones solares, portátiles, con altas prestaciones para la iluminación doméstica. Las linternas magnéticas continúan siendo una alternativa personal en estas áreas no electrificadas. Las posibilidades de la energía solar emulando la exitosa lámpara de cámping gas siguen sin explotarse a fondo. Una luz portátil de gas de dimensiones similares sólo proporciona unas 40 horas de luz por bombona. Por lo tanto, la eficiencia de una lámpara como Noctisolar es 300 veces mayor que la de las lámparas de gas portátiles tradicionales. También es cierto que el mantenimiento y reciclaje de estas tecnologías debe considerarse cuando se trasladan a países no desarrollados: esta es la idea del proyecto de la lámpara alemana SOLAR-D. La Fundación Tierra mantiene el registro de la marca. No existe patente sobre la electrónica de control ni como modelo de utilidad. Otros proyectos europeos consiguieron consolidar su modelo pero externalizando la producción en China como es el caso de Glowstar.

Características de la lámpara solar portátil Noctisolar Ecoligt

-Lámpara de bajo consumo de 7 W (duración estimada de 8.000 horas), equivalente a 40 watios
-Posición de iluminación de ahorro equivalente a 27 W
-Horas de iluminación previstas a plena carga: 7 - 8 horas
-Panel de recarga de 6 W (cada hora de sol entrega 0,7 horas de luz artificial)
-Panel de recarga de 2 W (a plena iluminación: 3 h de Sol = 1 h de luz artificial; a media iluminación: 4,5 h de Sol = 1 h de luz)
-Batería estándar de gel plomo de 12 V y 7 Amp