Se encuentra usted aquí

Perspectiva Ambiental 41 - Lombrices trabajando (2007)

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
Portada del manual de vermicompostaje casero
Kit VERMICASA para compostaje casero de materia orgánica con lombrices.

Cada día, con nuestra alimentación producimos cerca de 200 gramos de basura orgánica, los cuales al final del año, suponen unos 73 kilos. Es obvio, pues, que hemos de encargar el tratamiento de nuestros residuos, pero pensando que la fracción orgánica generada tiene un importante valor ya que la podemos convertir en un fertilizante para el suelo que nos ha permitido cultivar nuestra comida.

En casa podemos aprovecharnos del trabajo de los gusanos rojos dentro de un vermicompostador y asistir en primera fila al espectáculo del ciclo de la fertilidad de la naturaleza. El vermicompost (del latino vermis, es decir, gusano) es el producto resultante del proceso de digestión de restos orgánicos que se comen las lombrices y que posteriormente otros microorganismos continúan degradando hasta compostarlo. Es un sustrato que parece barro y que es rico en sustancias nitrogenadas y, por lo tanto, muy útil como abono para las plantas.

De todas las especies de gusano de tierra, el gusano más empleado en el proceso de vermicompostaje doméstico es la especie Eisenia fetida popularmente conocida lombriz tigre o lombriz de California. De manera natural, se pueden encontrar en las pilas de compost. En esta monografía se explica todo sobre las lombrices y se propone el uso del vermicompostador doméstico llamado VERMICASA diseñado por la Fundación Tierra y que se ha producido con materiales reciclados o reutilizados, para que sea resistente, durable y fácil de mantener.

El Vermicasa no es más que una caja que se suministra con las piezas preparadas para montar. Las paredes, tapa y culo de la caja del Vermicasa han sido hechas con planchas de fibras de polietileno residuales procedentes de la industria del esquí de nieve.

> Descargar Perspectiva Ambiental, 41 (en castellano)

 

Índice: Lombrices trabajando

El ciclo de la vida visto desde la primera fila
La fracción orgánica de la broza doméstica
La magia del vermicompostaje
La especie adecuada
Biología de la lombriz del vermicompostaje
La lombriz como transformadora de la materia orgánica en fertilidad
Características de Eisenia fetida, gusano del vermicompostaje
La casa de las lombrices: sistemas de vermicompostaje
El vermicompostador taburete
El vermicompostador casero Vermicasa
En compañía: los amigos/otras seres al vermicompostador
Poner en marcha el proceso
Qué se debe dar de comida a las lombrices
Mantener el sistema
Guía de problemas y soluciones
El resultado: el vermicompost
Cuándo lo podemos recoger
Cómo recogerlo
Cómo aplicar el vermicompost
Maneras de aprovechar el vermicompost
La mujer gusano
El porqué de todo
Bibliografía y recursos en internet

Características del VERMICASA

VERMICASA: Compostador reciclado acompañado de materiales de divulgación
El Vermicompostador VERMICASA es una caja de plástico reciclado 100% que se convertirá en un albergue para lombrices de California, que convierten los restos orgánicos de comida en un rico fertilizante. Se trata de un sistema diferente de otros modelos de vermicompostadores que se comercializan actualmente en nuestro país. Este sistema de vermicompostaje tiene unas posibilidades a nivel educativo de gran interés y se presenta acompañado por materiales de divulgación de alta calidad y accesibles públicamente.
 
LOMBRICES: Transformadoras de restos orgánicos en rico fertilizante
Esta colonia de lombrices se albergará en el compostador VERMICASA y te ayudara convertir los restos orgánicos de la comida de tu hogar en un rico fertilizante para tus plantas o tu huerto urbano.
Se sirven en un recipiente que contiene aproximadamente 1.000 lombrices en su interior, ejemplares adultos, jóvenes y huevas. Las lombrices viajan en un lecho de humus en el que se conserva la humedad y que las protege de la luz y las temperaturas demasiado altas o demasiado bajas. Al ser un producto delicado, -son pequeños seres vivos-, se recomienda albergar la colonia de lombrices en el vermicompostador enseguida que recibas el paquete de lombrices.
 
Compostaje limpio y seguro
El vermicompostador es el hábitat ideal para observar y criar estos gusanos recicladores que no provocan malos olores y que podemos manipular sin riesgo alguno. Los gusanos del vermicompostador comerán el peso de su propio cuerpo cada dos días. Mil gusanos pesan unos 500 g y podremos llegar a mantener hasta varios miles y, por tanto, compostar más de un kilo de restos orgánicos domésticos al día. Claro que esto sucederá a medida que se multipliquen nuestros gusanos, siempre y cuando los cuidemos con esmero.

Un vermicompostador dentro del hogar
Tener un vermicompostador en nuestro hogar nos permite ser parte activa en el aprovechamiento de los residuos urbanos como un preciado recurso. Gracias a un vermicompostador podemos aprovechar una parte de los residuos orgánicos que generamos en casa y convertirlos en un fertilizante de gran valor para nuestras plantas. Al adquirir el kit de vermicompostaje VERMICASA introducimos no sólo un enser útil sino que adoptamos también un compromiso familiar para iniciarnos en el hábito de no tirar a la basura restos que pueden reciclarse.
 
Artilugio práctico para acostumbrarse a reciclar
Con este gesto contribuimos a reducir la cantidad de nuestras basuras. En definitiva, un pequeño gran artilugio práctico para habituarse a reciclar o dar una nueva vida a nuestras propias basuras y a conocer a unos seres vivos que colaborarán en nuestra vida cotidiana a favor de una vida más ecológica.Una gran solución para reducir los residuos, pero también parar educar en el reciclaje Muchos residuos de nuestra cocina tienen un gran valor. Con el kit VERMICASA vamos a ser testigos de excepción de como lo que antes tirábamos ahora puede convertirse en un fantástico nutriente para las plantas de nuestro hogar, de nuestro jardín o huerto urbano.
 
Podemos evitar entre un 35 y 45% de basura y darle un alto valor
Desde los embalajes que apenas duran unos segundos entre nuestras manos hasta los restos de la comida, todo va a parar al cubo de la basura, lo que ha provocado una escalada imparable en el aumento de residuos generados hasta alcanzar cuotas de 1,8 kg de basura por persona y día. Todo este material en más de un 80% puede ser aprovechable si lo separamos adecuadamente. Pero también debemos recordar que entre un 35% y un 45% de nuestra basura la constituyen restos orgánicos que podrían compostarse, ya sea con un sistema convencional o mediante las lombrices rojas o de California (Eisenia fetida). Por este motivo, poner un vermicompostador en nuestro hogar como el VERMICASA es una ayuda a las políticas de reciclaje, y de hecho algunos ayuntamientos subvencionan el dotarse de un vermicompostador doméstico. Ciertamente, las lombrices no pueden tratar todos nuestros restos de comida pero sí una buena parte y, además de proveernos de un fertilizante excelente, son toda una lección de la naturaleza de cómo nada se desperdicia. No por el hecho que nos vengan a recoger nuestros desechos estos no dejan de existir. Debemos reducir la cantidad de residuos que generamos y el vermicompostaje constituye una ayuda valiosa.