Se encuentra usted aquí

Una nómada del tiempo llega a la Tierra (2015)

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
Molino Estelar, el Nómada del Tiempo que se ha instalado en la sede de la Fundación Tierra con su particular luz.
El Molino Estelar creado en 2009 por el artista Toni Codina.

Agosto, 2015. Toni Codina Balart (Barcelona, 1957) es un artista plástico que profundiza en las formas de la naturaleza a partir de sus manifestaciones. Su obra parte de la observación atenta de las particularidades de la naturaleza cotidiana. La pauta de su principal propuesta artística es la que denomina “Los Nómadas del Tiempo”.

Esta propuesta artística engloba a un conjunto de obras diversas, los conceptos e ideas abstractas de las cuales fusionan y mezclan, la naturaleza, el espacio y la luz. Esta observación atenta de la naturaleza de su autor le ha llevado a apreciar como las maderas son tratadas por el rigor del clima. Con este material trabajado por la naturaleza Toni Codina basa su obra. El artista, inicia su búsqueda sensitiva a partir del material recogido a lo largo de sus paseos por el bosque ya sean troncos, ramas, sin que importe demasiado el tipo de árbol que sea. Estos materiales le activan la inspiración que dará forma a una manifestación híbrida en la que la naturaleza es la protagonista. Algo parecido hace con las piedras de los lechos de los ríos, lagos o playas, ya que son elementos que siempre le han llamado la atención.

La magia de la obra de Toni Codina reside en que se trata una concepción en la que los elementos y restos naturales abandonados, son el camino para un nuevo estado de vida que con paciencia e ingenio reconstruye ayudado por otros materiales artificiales para que la composición surja como una explosión de vida después de la muerte y de este modo la obra da a la naturaleza una segunda oportunidad. Esta es la expresión del arte que conforma el conjunto de las piezas que alberga el conjunto de la obra de Los Nómadas del Tiempo.

Sus obras están llenas de simbología e incorporan la comprensión de este lenguaje ancestral en el que el juego del equilibrio, de la luz y de las formas se reconvierten o reciclan en elementos que la sociedad industrial rechaza. Porque como reconoce su autor, Toni Codina, las obras que conforman las piezas incluidas en Los Nómadas del Tiempo son un homenaje a estructuras de la naturaleza que encuentran su sentido en la unión de las partes que aunque heterogéneas, juntas entran en un nivel superior de comunicación con los sentidos de quien las observan (dialogan) con ellas.

Sus esculturas están hechas de vestigios de la naturaleza que han sido tratados sin piedad, sometidos a presión por los elementos más agresivos de la naturaleza, hasta que ésta los ha dejado endurecidos e indestructibles. Esto convierte los elementos de cada pieza en una manifestación única que se identifica como parte del reducido grupo de los Nómadas. Madera, cuerda, piedras y metal, sobre todo el cobre, se ligan para dar forma a estas esculturas, en las que el metal atraviesa la madera uniendo su alma natural con la artificial en una tortura silenciosa, pero necesaria para el equilibrio y la su consistencia como nexo de unión naturaleza-sociedad.

En su evolución artística, Los Nómadas del Tiempo han viajado al futuro y allí han mutado, encontrando un páramo desolado y apocalíptico, un planeta errante antes llamado Tierra. Ahora en este planeta está habitado tan sólo por vestigios y señales de una vida extinguida llamada Naturaleza, y de la que sólo quedan de ella unos habitantes llamados "Los Caminantes".

La Fundación Tierra ha tomado la decisión de ser acoger en su sede a uno de estos Nómadas del Tiempo de Toni Codina, el cual ha encontrado su lugar idoneo en la entrada del local social de la entidad. Se trata, en concreto, del nómada bautizado con el nombre de Molino Estelar. Sin duda esta obra de arte simboliza también esta actividad de conservación de la naturaleza a partir de nuevos elementos y la innovación que han caracterizado la historia de la Fundación Tierra. Este nómada visualiza esta unión también necesaria entre las energías renovables y la biodiversidad.