Cambia tus bombillas

Cambia tus bombillas

El 95 % de la electricidad que consume una bombilla convencional se convierte en calor. El miserable resto, en luz visible.

Es un invento del siglo XIX. Hoy su uso es como si aún nos comunicáramos con tam-tam. Hace tiempo que existen bombillas que no son estufas y que nos proporcionan casi exclusivamente luz.

Cambia hoy mismo tus bombillas calientes por otras de bajo consumo: ahorra dinero en tu factura de la luz y, sobretodo, contamina menos.

 
Firma el manifiesto

Súmate a la prohibición

Esta imagen termográfica te demuestra la calentura de 2 bombillas: una incandescente (a la derecha, puro calor) y una bombilla fluorescente compacta (a la izquierda, mucho más fría y eficiente).

Si, como nosotros, también consideras una enorme estupidez continuar usando bombillas incandescentes, suscribe el manifiesto. Pedimos que, al igual que ya quieren hacer en Australia y Canadá, el Gobierno español prohiba en el 2010 la venta de bombillas incandescentes en el Estado español.

 
Haz algo

Haz algo más

El auténtico cambio radica en la acción práctica. No promovemos compromisos volátiles, promovemos actos reales. Reducir el consumo en iluminación pasa por las bombillas eficientes: enfría tu casa y pon ya bombillas de bajo consumo.

Si te consideras parte de la solución, puedes compartirlo con otros: fotografíate haciendo un gesto contra el calentamiento global y súmate a este mosaico de 10.000 imágenes de gente como tú en acción. Hay miles de acciones propuestas para replicar.

Más información   Firma el manifiesto   Envía tu foto

© Fundación Tierra, 2007 |  Campaña "Yo soy la solución"