> Más información sobre iluminación de bajo consumo eléctrico


> Firma el manifiesto para prohibir la venta de bombillas incandescentes


> Participa en el mosaico de acciones contra el calentamiento global "Yo soy la solución"






 
Encendido y apagado de las bombillas de bajo consumo: ¿qué pasa?

Es una leyenda urbana que las lámparas de bajo consumo no sirven para espacios donde se apaga y se enciende la luz a menudo como pasillos, escaleras, etc. Existen bombillas de bajo consumo con una electrónica especial precisamente para que puedan encenderse y apagarse constantemente, y además a diferencia de las bombillas compactas convencionales, no tardan en dar la máxima luz sino que ésta es casi instantánea. Si bien es también cierto que algunas bombillas compactas de baja calidad tardan algunos segundos en aportar el máximo de luz, para determinados espacios esta característica puede no ser importante.

Así, en ubicaciones con encendidos y apagados frecuentes se recomienda poner lámparas de bajo consumo de tipo electrónico en vez de las de bajo consumo convencionales, ya que éstas ven reducida de manera importante su vida útil con el incremento del número de encendidos. Las lámparas electrónicas duran aún más y consumen menos que las lámparas de bajo consumo convencionales. Se distinguen principalmente por el peso: las convencionales suelen pesar más, unos 400 gr y las electrónicas unos 100 gr.

También hay quien piensa que un fluorescente gasta más al encenderse que cuando está encendido razón por lo cual es mejor no apagarlos si nos vamos sólo por un rato de una habitación. Falso. Esto pasaba antes pero actualmente, con la electrónica que incorporan tanto los fluorescentes como las bombillas fluorescentes compactas, esto ya no es cierto. Lo mejor sigue siendo apagar siempre la luz cuando no se usa.


Ilumina sólo las áreas que necesites tener iluminadas

Durante buena parte del d ía, la luz del Sol nos ilumina suficiente como para no tener que encender las luces y además es mucho más recomendable para la vista que la iluminación artificial.

Cuando ilumines tu casa, ten en cuenta las necesidades reales de uso para no sobreiluminar estancias. Realmente sólo la cocina y el baño requieren luminosidad intensa. En cambio, las habitaciones o estudios pueden disponer de una luz central eficiente y/o simplemente una bombilla de poca potencia y alto rendimiento para leer.


El mercurio, un veneno que hay que controlar

Las bombillas compactas, también llamadas de bajo consumo, contienen trazas de gas mercurio en su interior. Es tóxico pero está en cantidades demasiado pequeñas para que puedan suponer algún peligro para los usuarios. Sólo contiene una quinta parte (1/5) de la cantidad de mercurio típica de una pila de reloj pulsera.

Lo que sí es necesario es evitar que al final de su vida la bombilla de bajo consumo acabe en un vertedero o en una incineradora, y el mercurio contamine el agua y el aire. Las bombillas de bajo consumo requieren un tratamiento especial, así que cuando tengas que cambiarla hazlo, o en la misma tienda donde la compraste, o en un Punto Verde (“deixalleria”, en Catalunya). Y sino pregunta en tu Ayuntamiento, ellos deberían saber donde depositarla.

Existen algunos fabricantes que ofrecen bombillas compactas con bajo contenido en mercurio (menos de 1,4 mg). Cuando tengas que comprar alguna, puedes preguntar por ellas.



Resumiendo

  • Siempre que sea posible, abre las persianas y aprovecha la luz natural.
  • Utiliza colores claros en paredes y techos: aprovecharás mejor la iluminación natural y podrás reducir el número de bombillas.
  • Reduce al mínimo la iluminación ornamental en paredes, cuadros, terrazas; y, obviamente, no dejes luces encendidas en habitaciones vacías.
  • Parece una chorrada, pero limpiar el polvo de las pantallas de las lámparas hace que aumente la luminosidad sin necesidad de aumentar la potencia.
  • Sustituye las bombillas incandescentes por lámparas compactas de bajo consumo o LEDs. Para un mismo nivel de iluminación ahorran hasta un 80% de electricidad y duran 8 veces más. Cambia prioritariamente las que están más tiempo encendidas.
  • Las lámparas electrónicas duran aún más y consumen menos que las lámparas de bajo consumo convencionales, además aguantan un mayor número de encendidos y apagados.
  • Da preferencia a la iluminación localizada; a lo mejor no hace falta llenar el techo de halógenos, sino colocar un par de lámparas encima de la mesa.
  • Usa tubos fluorescentes donde necesites más luz durante muchas horas, por ejemplo en la cocina.
  • Si eres más atrevido/a, incluso puedes plantearte algunos espacios con iluminación de LEDS.
  • Bombilla incandescente (vida útil) = 137 l de petróleo ó 156 kg de carbón. Eso lo puedes ahorrar en centrales eléctricas de combustibles fósiles y, por lo tanto, en emisiones de CO2.



< anterior inicio ^

Cierra una central nuclear contra el cambio climático

Nunca en la historia de la humanidad se ha tomado una decisión política tan irresponsable como comercializar la energía nuclear. Detrás no había razones de logística para la generación de energía, sino de disponer de una infraestructura para obtener combustible para la industria militar para la fabricación de bombas y armamento nuclear. Se cree que entre 17 y 20 países incluyen munición de uranio empobrecido en su arsenal aunque sólo los EE.UU. y el Reino Unido han admitido haberlas usado, en particular en los conflictos de Bosnia (1995), Kosovo (1998) e Irak (1991 y 2003).

Ninguna de las promesas del lobby nuclear se han cumplido: energía barata, libre de riesgos, seguridad intachable, etc. En cambio, los efectos de la radioactividad debida a accidentes y al uso militar del uranio y el plutonio han dejado huellas indelebles por todo el planeta aunque se hayan intentado silenciar. El 26 de abril de 1986 el accidente de Chernobil nos mostró la cara más terrible de la llamada era de “los átomos para la paz”. Lamentablemente, no ha sido el único ni será el último.

Además de la contaminación radiactiva inherente a la propia actividad de una central nuclear, durante la extracción del combustible y después durante la deposición de los residuos, la contaminación radiactiva sigue presente en todas las fases de esta industria. Y tener centrales nucleares en funcionamiento implica, inegablemente, riesgo de accidentes nucleares. A pesar del secretismo gubernamental, si quieres ver una lista más o menos completa de algunos de los ocurridos vete a http://es.wikipedia.org/wiki/Lista_de_accidentes_nucleares_civiles 

Si en cada uno de los hogares de España se cambiaran cinco bombillas incandescentes de 100 W por bombillas de bajo consumo de 20 W que proporcionan la misma luminosidad, el ahorro en energía permitiría cerrar la central nuclear más grande de España (la de Cofrentes, en Valencia). Y, simplemente cambiando seis halógenos típicos de 50 W como los que probablemente hay en el salón de tu casa, por lámparas tipo ojos de buey de bajo consumo (20 W), podríamos ahorrarnos tranquilamente la central nuclear de Vandellós II, la tercera central nuclear más grande de España.

En Canadá han calculado que si reemplazan sólo una bombilla incandescente de 60 W por otra de 15 W de bajo consumo en cada uno de sus 12 millones de hogares, se pueden ahorrar cerca de 73 millones de dólares en la factura eléctrica. Además reducirían en casi 400.000 toneladas las emisiones de CO2, - el equivalente a sacar más de 66.000 coches de las carreteras. Hay motivos y opciones de sobras para deshacernos de las nucleares.

< anterior inicio ^





Fuentes de información

http://www.news.com.au/story/0,23599,21258888-421,00.html

Instituto Nacional de Estadística - Último censo de Población y Vivienda España (2001)

OSRAM - Catálogo de productos de lámparas de bajo consumo OSRAM DULUX

Fundación Tierra

http://www.terra.org/articulos/art01561.html
http://www.terra.org/diario/art01413.html

Greenpeace España - [R]evolución energética (enero, 2007)

Campaña “Yo soy la solución” contra el cambio climático http://www.josoclasolucio.com (octubre, 2007)

Red Eléctrica Española - http://www.ree.es/index_sis.html

Wiquipedia - http://es.wikipedia.org/wiki/Uranio_empobrecido




¡Apaga la luz!


Fragmento de "Cazadores de mitos: bombillas y el consumo del encendido" Fuente: YouTube, 7 min, español.

 



 
  © Fundación Tierra, 2007 |  Campaña "Yo soy la solución"