Portada
Una nueva colada

Hay quien se pregunta si sirve de algo mejorar un sistema que ya de base es malo o ineficiente. ¿Por qué no crear uno nuevo y adecuado desde el principio?

En el hogar, los electrodomésticos se han convertido en un elemento de confort necesario. A favor de la ecología, actualmente, los escogemos en virtud de su eficiencia energética. Sin embargo, incluso las clases más eficientes de lavadoras utilizan un sistema convencional de lavado, basado en el poder de limpieza del agua caliente. Este agua caliente se obtiene derrochando energía mediante resistencias eléctricas. Es el momento de dejar de lado los usos menos eficientes de la energía y centrar nuestros esfuerzos en diseños "buenos" y "eficientes" desde un inicio.

Quizá una lavadora que dependa del consumo eléctrico para poder lavar con agua caliente empiece a ser algo obsoleto. Quizá pronto tener una conexión bitérmica tras nuestra lavadora sea tan normal como en la ducha. Y quizá en un futuro próximo todas las lavadoras consumirán 10 veces menos energía que las actuales. Y es que ya podemos encontrar una que lo hace. El sistema de lavado Turbo Drum DD de LG permite lavar de una forma nueva con un uso más racional de la energía y los recursos.

Estas lavadoras basan su funcionamiento en un sistema diferente al convencional, que aprovecha la acción mecánica del agua y los productos de limpieza al máximo, en lugar de depender de la acción térmica del lavado habitual. Esto supone un espectacular ahorro de energía (cerca de 0,135 kWh por lavado contra 1 kWh de una moderna clase A) e incluso un menor consumo de agua y de detergente.

El bajo consumo de electricidad se consigue en primer lugar por la disponibilidad de conexión bitérmica. Esto es simplemente el hecho de disponer de dos entradas de agua, una caliente y una fría, como sucede en nuestros lavamanos o bidets. Esta solución permite que, en caso de desear un lavado con agua caliente, ésta se obtenga a partir del sistema de agua caliente de la casa, habitualmente una caldera de gas natural o incluso colectores solares. De este modo se evita el uso de la electricidad para obtener el agua caliente.

En segundo lugar, el sistema de motor Turbo Drum DD, con un tambor vertical, resulta mucho menos consumidor de energía. Durante el lavado, los giros de la cuba de agua a alta velocidad consiguen generar corrientes de agua que, por acción de la fuerza centrífuga, provocan la separación de las manchas de los tejidos. Toda una tecnología para lavar con bajo gasto de energía y a la vez cuidar la ropa, ya que la especial circulación del agua evita las fricciones de la ropa y los movimientos bruscos.

Esta revolucionaria lavadora de carga superior de la marca LG es compacta y ligera, de modo que requiere un menor uso de recursos y materiales. Un lavado óptimo y completo, con centrifugado incluido, puede durar tan sólo 25 minutos. Es muy silenciosa y consume menos energía, agua y detergentes. Esta tecnología para el lavado, que es "mejor" y no "menos mala", sin embargo está fuera de los estándares, y no podemos hallar su clasificación respecto a la eficiencia energética.

Innovaciones como estas lavadoras de LG plantean dudas sobre qué valoramos actualmente como aparatos eficientes. Por otro lado, pueden estimular la unión entre el diseño y nuestros hábitos cotidianos para una vida más sencilla y armónica con el entorno. Podemos tener una lavadora de bajo consumo y conexión bitérmica. Así podemos lavar con agua fría o, en su defecto, con agua calentada de manera más eficiente. Podemos usar menos productos químicos, y obtener excelentes resultados en nuestra ropa. La innovación y unos mejores hábitos realmente pueden hacer que nuestra comodidad sea también más llevadera para el planeta.










Condiciones patrocinio
siguiente >>